Metodología en la seducción de mujeres
Claves para la seducción moderna

El autoengaño y cómo aprovecharlo. Que surja.

Todos nos autoengañamos. No es un error ni un defecto, es una necesidad.

Unos pensamos que somos inteligentes, otros que somos especiales, otros que hicimos lo correcto o que no podíamos haber hecho más. Unas piensan que son especiales, otras piensan que ellas no son chicas fáciles o que anoche estuvieron demasiado borrachas como para ser responsables de sus errores.

En todo caso, el autoengaño es un mecanismo de nuestra psique para tener la conciencia tranquila. Sí, amigos, la mentira es una estrategia de supervivencia… la mentira… ES BUENA! ;P (siempre con moderación).

Siempre oigo gente que se queja de las demás personas. Que si todas las tías son unas putas, que si esta tía es tonta, que si este tío es demasiado bueno… ¿Para qué quejarse cuando nos podemos aprovechar? Y no me refiero al sentido peyorativo de aprovechar, me refiero a sacar provecho de la naturaleza humana de cada persona para permitirle disfrutar de un buen rato.

Sabemos que una mujer, en general, jamás aceptará “quedar para echar un kiki”, pero sabemos que suelen quedar “para tomar algo y lo que surja”. Es más fácil quedar un momento para dejarle un pen-drive a una chica y acabar en la cama con ella, que tener “una cita romántica” y acabar en la cama.

Hay que sacar provecho de eso. ¿Cómo?. Pues haciendo que “las cosas vayan surgiendo”. La magia consiste en distraer la atención para manipular por otro lado. Hagamos magia. Dejémosles creer que las cosas “surgen”. Pero nosotros debemos tener un plan detallado (en cuanto a cómo debe ir desarrollándose cualquier encuentro) e intentar llevarlo a cabo siempre.

No hay que tener miedo de hacer una cita de poco tiempo, como cuando te dicen “sólo tengo media hora, luego he quedado con una amiga”. Esa es su estrategia de escape si resulta que al conocernos durante esa media hora resultamos aburridos y cansinos. Cualquier compromiso amistoso o familiar es irrelevante. Pero si nos dicen que tienen media hora en el descanso del trabajo… mejor no aceptar la invitación.

La estrategia a seguir es la estrategia del salami, que consiste en vender un salami entero… pero loncha a loncha. Esas frases tipo “quédate un rato más”, o “vete, pero tómate antes la penúltima conmigo” o “también podrías acompañarme a casa antes de irte” o “ya que estás aquí podrías entrar un momento y te enseño la pecera”, aunque luego no tengas pecera en casa, te ríes de la broma y haces “que surja un beso”, estando preparado para decir “uy, creo que no tendría que haberte besado, pero me ha salido así”. Eso siempre queda muy chulo. Y pensad una cosa: cuanto más tiempo consigáis arrancarle a su próxima cita con su amiga, menos le valdrá la pena ir con la amiga (porque cada vez queda menos tiempo para estar con su amiga) y más valdrá la pena quedarse con vosotros (porque ella siente que si se ha quedado tanto rato contigo es porque te lo has ganado, porque lo vales, y porque quizás… hay algo que está surgiendo entre vosotros).

Chicos, el resumen de esta entrada es: las cosas para ellas “surgen”, sí, pero nosotros somos los que las hacemos surgir. Si preguntáis a cualquier mujer consejos para ligar, os dirán que no os preocupéis por esas cosas, que las cosas no hay que buscarlas, que surgen. Y no os mienten, porque para ellas ES ASÍ. Pero lo que no saben (o hacen como que no lo saben por autoengaño), es que son tíos como yo los que hacemos que las cosas surjan. Tíos que se curran estrategias para que parezca que todo surge naturalmente, sin forzar. Y cuesta mucho conseguirlo, pero cuando sale, es una delicia… y además se pilla ;P

Anuncios

2 comentarios to “El autoengaño y cómo aprovecharlo. Que surja.”

  1. Me ha encantado el post. Enhorabuena por el blog, es buenísimo. Aprovechando, me gustaría un post sobre los primeros pasos, en los que una tía que no tiene claro que quiera nada contigo, te lo pone difícil. Por ejemplo, si le dices un piropo (ingenioso y viniendo a cuento), desvía la atención. Gracias!

    • Gracias Troy.
      Quisiera señalar que partes de conceptos erróneos. “Por defecto” una tía NO QUIERE NADA CON NADIE, y debes ser tú el que le haga cambiar de opinión “siendo especial”. Decir un piropo a sus atributos físicos NUNCA VIENE A CUENTO por muy ingenioso que sea. Ella ESTÁ OBLIGADA a hacer como que “aquí no ha pasado nada” si te quiere dar una oportunidad. Porque en el momento en el que una mujer acepta que es guapa, automáticamente se sitúa por encima de tus posibilidades, y tú pasas a ser “del montón de babosos” que le valen para alimentar su ego, pero que no tienen lo que hay que tener para conquistarla. Jamás recurras a un piropo físico. Puedes apreciar sus esfuerzos intelectuales o actitudinales, pero jamás sus atributos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: