Metodología en la seducción de mujeres
Claves para la seducción moderna

dic
10

Cuando uno interactúa con su entorno ha de tener un protocolo de actuación en el que poder basar sus decisiones.

La sociedad utiliza las leyes como parte de su protocolo de actuación. Es un protocolo en constante evolución y es distinto según qué sociedad. Aquí en España es normal ver una mujer con escote y minifalda, en cambio en algunos países islámicos es motivo de lapidación hasta la muerte. Cada sociedad tiene su protocolo legal y todos debemos respetarlo si no queremos ser castigados por la ley.

Del mismo modo, en las relaciones personales EXISTEN UNAS LEYES, pero algunos se empeñan en no conocerlas, no hacer nada por conocerlas, y lo que es peor… INFRINGIRLAS constantemente. Con la evidente consecuencia de ser castigado espiritualmente, hasta los extremos más dolorosos.

Las leyes de la seducción son sencillas… pero el desarrollo de la normativa es muy extenso. Más te vale que conozcas las leyes de la seducción y las respetes, porque tu éxito personal depende de lo preciso que sea tu protocolo de actuación.

Cada uno debe desarrollar su propio protocolo de actuación, basado en las leyes de la seducción y también en los defectos personales. Alguien que constantemente falla en la elección de su vestuario, deberá añadir un punto importante a su protocolo referente al vestuario, y alguien que constantemente implora el amor de una mujer tendrá que incluir un punto en su protocolo que le impida caer en ese fallo.

Si no tienes éxito en las relaciones es porque intuitivamente has desarrollado una habilidad para cagarla. Cada vez que improvisas, las cagadas son sorprendentemente más acusadas, más complicadas, más perfectas. La cagada perfecta: improvisar.

Subrepticiamente has desarrollado un protocolo de actuación que te ha llevado al fracaso sentimental. Rompe con ese protocolo del fracaso, que automáticamente se ha instalado en tu ser, y crea uno que te ayude a llegar al éxito.

Cómo desarrollar un buen protocolo

 

Es sencillo. Se resume en 2 puntos:

1. Prohíbe todas tus costumbres que no conduzcan al éxito.

2. Provoca las situaciones que conduzcan al éxito.

Punto 1

Los principales fallos en este aspecto en la mayoría de casos que conozco y que observo son:

    1. Pedir cosas que en verdad no deseas. Por ejemplo, pedir el teléfono, pedir un beso, pedir ir a tomar un café, pedir verla otro día, pedir que venga al cine contigo, e infinitas posibilidades con el mismo estilo.
    2. Permitir que te falten al respeto. Es verdad que hay frases que han hecho mucho daño emocional como “déjalo, no te rebajes a su nivel” o “si no quieres tener problemas, evítalos”. Esto es PURA BASURA. No se trata de ponerse al mismo nivel, se trata de hacer justicia, y la justicia se hace sin compasión ninguna. Por ejemplo: estás hablando con una chica y viene la amiga y te interrumpe. Otro ejemplo: alguien te da un empujón y no se disculpa.
    3. Dar sin recibir nada a cambio. A esta práctica la llamo “REGALARSE”. Ejemplos de esto son: dar un cigarrillo a una desconocida, invitarla a tomar algo, llevar en coche, invitar a cenar.
    4. Aceptar invitaciones que no llevan a nada. Ejemplo de esto son: que ella te lleve a una cena con sus amigos que no conoces, que te lleve a un sitio donde no se puede intimar, que te lleve a un sitio donde no quieres ir.

Punto 2

Aquí se trata de contrarrestar los fallos del punto 1 y provocar situaciones favorables, o por lo menos, dejar de perder el tiempo con gente que se quiere aprovechar de tu bondad.

    1. Pide lo que realmente deseas. Si has de pedir, sé valiente y sincero. Eso impacta y deja clara tu postura. Obliga a la otra persona a decidirse si está contigo o contra ti. Ejemplos: Ven conmigo, quiero estar a solas contigo. Acércate más a mí, confiesa que te gusta estar conmigo.
    2. Exige respeto y buena educación. Cuando lo hagas, debes estar preparado para cualquier tipo de reacción. Si estás convencido y te sientes seguro, la reacción siempre será de disculpas y sorpresa, incluso intentarán compensarte. Ejemplos: Oye, me has pisado, ¿tienes algún problema conmigo?. Perdona, pero tu amiga y yo estamos hablando, haz el favor de ser educada y de esperar a que terminemos.
    3. Recibe algo antes de dar. Es posible que te parezca una actitud “interesada”. Pero la vida es así. El que da sin recibir, se queda sin nada. El que recibe sin dar nada a cambio se siente culpable, gorrón y miserable. Ejemplos: (no te gusta quien te lo pide:) No te doy nada. (si te gusta:) Te doy el cigarrillo si tú bailas conmigo esta canción (naturalmente antes de darle el cigarrillo). Vale, te llevo en coche, pero a mi casa.
    4. Acepta sólo lo que te interesa, y no a la primera, sino con condiciones. Si aceptas una propuesta, que sea algo que lleve hacia adelante en la relación. Pero no a la primera de cambio porque así se vería que lo necesitas mucho y eso puede hacer cambiar de opinión al otro. Piénsalo, si ofreces 30€ por algo y el otro acepta sin dudar, sientes que te está timando, que el producto no vale tanto como vas a pagar y te pones a buscar en otro sitio a ver si lo encuentras de mejor calidad por el mismo precio. A éste lo dejas en stand-by. Ya sabes que lo tienes. A las mujeres les pasa lo mismo con nosotros. Ejemplos: ¿A mi casa?, no sé, no sé, tengo que pensarlo… está bien, pero tendrás que ser muy silenciosa. ¿Besarte?, uf, creo que no… me gustas mucho… pero besarte aquí, ni loco… si quieres besarme tendrá que ser en privado.

El uso del protocolo

 

El protocolo deberías leerlo y memorizarlo antes de salir por la puerta de tu casa. Cada vez que sea necesario. Hasta que lo tengas presente en todo momento. Debe ser como un mantra que repitas interiormente. Refuérzalo todo lo que puedas.

El protocolo es como la ley que debe regir tus acciones. No dejes que tus emociones te traicionen. Sé fiel a tu protocolo. Aunque siempre te preguntarás si algo hubiese ido mejor si te lo hubieses saltado. El típico ¿Qué hubiese pasado si hubiese ido con ella a la disco, como me pidió? Te puedo decir qué hubiese pasado en el 99% de las veces: hubieses quedado como un idiota. En cambio, usando el protocolo no quedarás nunca como un idiota y habrá una gran probabilidad de que la cosa evolucione a algo con más éxito. Y tu corazoncito pensará… y el otro 1%?? Pues bien, ese es el precio que hay que pagar por la dignidad.

Porque está claro que las oportunidades que tengas, SI NO SIGUES el protocolo, las seguirás cagando en un 99% de las veces, como hasta ahora. Y tus probabilidades de éxito serán del 1%. Pero con la certeza de que el 99% de las ocasiones has quedado como un gilipollas.

Mientras que siguiendo tu protocolo, jamás quedarás como un idiota, y las probabilidades de éxito aumentarán progresivamente. Al principio dudarás, y te parecerá imposible que surja efecto… pero cuando cojas confianza, verás que las oportunidades se presentan con mayor frecuencia, y que cada vez son más claras, y que cada vez tendrás más éxito. Confía en ti. Sé confiable en ti mismo y jamás cambies el protocolo en medio de una emergencia. Un bombero no lo haría. Un bombero jamás entraría en una casa en llamas sin protegerse primero. Ese es el protocolo del bombero. Aunque se esté quemando Pilar Rubio. Lo primero es lo primero.

Una vez pasada la emergencia, es positivo repasar lo sucedido y ver si es posible mejorar el protocolo. Lo mejor es hacerlo con la tranquilidad y serenidad que da la seguridad de que no la puedes cagar, porque estás sentadito en tu casa, pensando qué hubiese sido mejor.

Pero yo soy inteligente. ¿Me hace falta el protocolo?

Amigo, no se trata de inteligencia. Se trata de que cuando se trata de emociones te vuelves subnormal y la cagas. Y lo peor es que luego piensas que no lo has hecho tan mal. A ti te hace falta.

Pero es cierto que llegará un día en que no te haga falta. Un día lo tendrás tan interiorizado que lo mirarás, te reirás y pensarás que eso solo le hace falta a los gilipollas. Que esas reglas solo sirven cuando eres un total inútil. Pues es cierto. Pero seamos sinceros: ahora mismo eres ese cretino que necesita un buen protocolo.

CONCLUSIONES:

  1. Debes tener un protocolo de actuación en las relaciones personales.
  2. Sé totalmente fiel a él. Si no es bueno, cámbialo en tu casa, con la tranquilidad de la reflexión, pero JAMÁS durante una interacción.
  3. Cuando lo domines, ya no lo necesitarás.
dic
06

La seguridad es ser INFLEXIBLE con tus principios, tus decisiones, tus elecciones, tus convicciones.

Seguro de ti mismo eres cuando sabes lo que quieres y no aceptas otra cosa en sustitución.

Si vas a comprar un ipod y cuando vuelves a casa tienes un sunstech mp3… eres un mierda. Y a la inversa, si querías un ipod y te venden un iphone… eres un mierda igualmente. ¿Por qué cediste a la presión? Por inseguro.

Cada vez que sales por la puerta de tu casa debes estar seguro de saber lo que quieres y lo que no, porque si no, el mundo te va a tomar el pelo y te va a despreciar por ello. No es digno de admirar el inseguro. Diría incluso que antes se admira a un terco que a alguien que cambia de parecer con facilidad.

Con las mujeres es exactamente lo mismo. Ten claro lo que quieres. Acepta sus propuestas siempre que sean lo que tú querías y rechaza el resto.

Ejemplo:

Situación: una noche de marcha en la que has conocido una chica, os gustáis, bailáis, hay tensión sexual y ella propone:

Ella: ¿nos vamos a Pachá a ver qué ambiente hay allí?

Aquí hay estar seguro de lo que uno quiere. En mi caso, no tengo ningunas ganas de ir a ningún sitio que no sea mi cama, la suya, o un picadero. La respuesta es, por mucho que parezca osada, NO. Evidentemente se puede adornar así:

Él: La verdad es que no me apetece para nada. Me gusta estar contigo, pero prefiero seguir la fiesta más en privado.

Así queda todo claro. Tú quieres profundizar en la relación, llevarla a un sitio privado y conocerla tête-à-tête. A partir de aquí ella reaccionará de acuerdo a sus preferencias. Quizá se vaya a Pachá con sus amigas, quizá proponga quedarse un rato más en el mismo sitio y luego ya veremos, quizá proponga ir a su casa o la tuya a hacer una última copa. Una cosa sí que es segura: ya no perderás más el tiempo. Has dejado claras tus intenciones y ella se va a pronunciar también.

Así no serás un pelele que va detrás de una mujer. Por no hablar de la entrada del Pachá, que no tenías intención de gastarte ese dinero porque no vale la pena (no es un concierto, es una disco, y pagar una entrada me parece absurdo).

Ahora lo difícil es decidir qué es lo que quieres. Qué aceptas y qué rechazas. Y cómo distinguir lo que parece que quieres pero en verdad no, de lo que realmente quieres. Cuando estés en la acción, además todo será mucho más difícil, porque no llega a la cabeza toda la sangre que debería llegar… ya me entiendes. Así que tenlo muy muy claro antes de salir de casa y NO TE TRAICIONES a ti mismo.

CONCLUSIÓN:

NO ACEPTES ninguna propuesta que realmente NO QUIERAS. Sé sincero contigo mismo y no te conformes con menos de lo que quieras y sé muy escéptico si te ofrecen algo mejor de lo que esperabas, puede ser una trampa.

dic
05

Una personalidad atractiva es VALIENTE. Muchos comentarios que he oído por ahí subcomunican un mensaje COBARDE, a pesar de hacerlos con la mejor intención.

Ejemplo 1:

Tras conocerse, una pareja empieza a intimar, hay bailes sexys y provocadores hasta el punto de “desprepuciarse” uno, y esos momentos de alta tensión sexual con los labios rozándose y la mirada directa. En ese momento, él se da cuenta que DEBE avanzar y se le ocurre:

Él: ¿Vamos a dar un paseo por la playa?

En este momento, hay que ponerse en situación: él tiene una erección de caballo y ella está húmeda a muerte y piensa más con el coño que otra cosa. Está deseando desatar su pasión. Está esperando algo que la excite ya del todo y pueda estar en un lugar propicio para el sexo.

La propuesta del paseo es COBARDE. En realidad ninguno de los dos quiere pasear. Ni por la playa ni por ninguna parte. Si no lo quieres… NO LO DIGAS. Por supuesto ella tampoco lo quiere y lo más normal es que ponga cualquier excusa para no ir de paseo.

En el caso extremo de calentura que ella sobreentienda que quieres ir a la playa para follar, el hecho de que se lo hayas comunicado con tanto miedo la va a apagar totalmente y no va a querer nada. COMPROBADO.

Veamos una alternativa valiente:

Él: Vamos juntos al lavabo.

No es sutil, no es elegante, pero es VALIENTE. Comunica directamente lo que quiere: follar en el lavabo. Las opciones de respuesta son múltiples aunque siempre más favorables:

Ella: Vamos

Ella 2: ¿No podemos ir a otro sitio?

Ella 3: Todavía no.

Naturalmente, si dice un no rotundo, te has precipitado o has sido inseguro o no has captado lo que realmente estaba pasado y el único cachondo eras tú.

Ahora vamos a ver una propuesta EXTREMADAMENTE COBARDE:

Él: ¿Me das tu número de teléfono?

¡Wow! ¡Menuda jarra de agua helada! La pobre chica tan solo estaba buscando un poco de compañía, un hombre que la haga sentir bien, amada… y cuando está a punto de conseguirlo, ¡le mandan a paseo!. Porque si le piden el teléfono es para verla OTRO DÍA, es decir, que ahora él quiere separarse de ella para llamarla vete tú a saber cuándo. ¿Y cuál será su recuerdo cuando él le llame? “El hijo puta ese que me puso a 100 y me dejó tirada” (menos mal que luego se encontró con otro que le satisfizo)

Naturalmente yo aconsejo una frase directa pero más elegante como por ejemplo:

Él: Quiero que vengas conmigo y terminemos la noche juntos.

Aquí queda claro que ella debe responder. Desde “por fin”, pasando por “vale, vamos” hasta “Jajaja, ni de coña, pringao!”. Éxito o fracaso dependerá del contexto.

Pero una cosa quedará clara: no vas a perder más tu tiempo.

CONCLUSIÓN:

No propongas algo que realmente no quieres hacer. Sé valiente y di lo que quieres de verdad. Solo así tendrás la oportunidad de que alguien te dé lo que realmente quieres.

feb
15

Para responder a esta pregunta, primero hay que definir qué es ser Alfa.

El macho Alfa de un grupo, o MAG, es el individuo que es líder de ese grupo y es, por tanto, el más apto (de un determinado grupo de individuos) para sobrevivir, para proteger y para procrear. En ocasiones, un MAG se encuentra con otro MAG y tras un enfrentamiento se resuelve quién es más Alfa de los dos.

En la naturaleza, es indiscutible que cuanto más Alfa, mejor.

El comportamiento humano, no obstante, es un tanto más complicado. Mientras que un animal (mamífero) es fiel, noble, y se enfrenta a sus miedos, el ser humano introduce un factor totalmente diferente al emocional: la inteligencia lógica.

Esta inteligencia lógica es capaz de transformar mediante razonamientos las cualidades alfa en algo totalmente distinto. Pero lo que en realidad ocurre, es que la lógica que desarrolla alguien quien se siente poco Alfa (más bien Beta) está afectada por la envidia a los Alfa, está también adulterada por los sentimientos de escasez (de triunfos), y  desvirtuada por el miedo al cambio que supone dejar de ser un Beta y tomar las riendas para ser un Alfa.

Últimamente he oído cosas como “a veces soy demasiado Alfa y eso me deja fuera del alcance de las mujeres con una autoestima baja”, y eso, querido lector, me revuelve el estómago y el cerebro.

En este caso, normalmente el error es creer que lo que se hace mal es ser demasiado Alfa, cuando el  problema es que se está intentando demasiado parecer superior.

Un ejemplo:

Ella: (riéndose, jugando) ¿Siempre eres así de tonto?

Él: (Serio, molesto) Mira, primero, que era una broma, y segundo, mi cociente intelectual es de 168 y lo avalan mis 2 carreras y un doctorado, así que relájate, nena.

Bien. Suponiendo que todo esto sea cierto, que muchas veces no lo es, la respuesta se puede interpretar de dos maneras muy distintas:

1-      Es una respuesta que muestra una inteligencia lógica muy superior, demostrando que ella está del todo equivocada, y además le trata con superioridad y suficiencia al mandarle relajarse y llamarle nena.

2-      Es una respuesta de alguien inseguro, que debe defenderse de cualquier ataque, por mínimo que sea con tal de no perder una batalla de egos. Resentido porque ya han puesto muchas veces en duda su inteligencia y debe justificarse con datos significativos. Rencoroso, mandando nuevas puyas a la chica, ya que piensa que esto no puede quedar así, porque ante un ataque, debe haber contraataque.

Como podéis observar, uno puede perfectamente aceptar la primera explicación. Parece lógica. En cambio, el análisis emocional desplegado en la segunda explicación es la clave para entender las interacciones humanas.

Veamos una respuesta posible que abriría otras reacciones y otras interacciones:

Ella: (riéndose, jugando) ¿Siempre eres así de tonto?

Él: (riéndose, jugando) Sólo cuando me miras de ese modo… ¿Miras así a todo el mundo?

De esta manera, responde a una provocación con otra provocación de cariz más sensual, y le incita a ella para que justifique si su interés es real o no hay nada entre nosotros. El juego se mantiene en un ambiente distendido, cálido, en el que nadie se ha sentido ofendido, sino que ha comprendido la naturaleza del juego del flirteo.

Volviendo a la pregunta inicial, ¿se puede ser demasiado Alfa?

Cuando pienso en alguien extremadamente Alfa, pienso en alguien como Brad Pitt (en el mundo de actores), Hugh Hefner (negocios), el príncipe de España (nobleza), o David Bisbal (música). Cuando recuerdo lo que pasa cuando ellos van por la calle, o están en algún show, a mi mente vienen flashes de cientos de mujeres gritando como histéricas para que el MAG les haga caso. De hecho, estoy harto de ver escenarios repletos de braguitas de las fans (imagino que regalando el aroma de lo que el MAG ha provocado en su chochito).

Y no hace mucho, hablé con una de estas fans, como loca por un grupo, que confesaba abiertamente su enamoramiento del líder de la banda, y que le encantaría ser su amante, aunque solo fuese por un momento, pero mucho mejor si él dejase a su mujer por ella.

Cuando yo pienso en alguien “demasiado” Alfa, solo puedo pensar en alguien que no da abasto con tantas mujeres, que no da abasto con tanto éxito, y que anhela ser “normal” por un día y que las mujeres no le acosen por la calle, que los periodistas no le agobien… pero todo eso es pasajero, porque el disfrute de ser Alfa es mucho mayor, y ha trabajado duro para conseguirlo (o no, pero de todas formas no lo va a dejar escapar).

Un Alfa debe ser seguro, MUY seguro, insultantemente seguro. Tan seguro de sí mismo, que sabe que las mujeres están locas por él y ellas están luchando internamente por no caer rendidas a sus pies tan deprisa. Un Alfa es valiente y sincero, dice directamente lo que quiere y lo que no quiere, lo que le gusta y lo que no, no le importa lo que pueda representar para los demás, porque está dispuesto a enfrentarse y ganar cualquier disputa. Un alfa es persistente, porque sabe que él siempre consigue lo que se propone.

Pero amigo, no confundas la seguridad con la arrogancia y ser un bocazas. No confundas el ser directo y decir lo que te gusta o no con ser un baboso o un borde. No confundas la persistencia con ser un suplicante y un acosador. Aunque de eso, te hablaré otro día.

CONCLUSIONES:

  1. No se puede ser demasiado Alfa, porque las cualidades Alfa son las más deseadas por todos. No se puede ser demasiado rico, demasiado guapo, demasiado fuerte o demasiado poderoso, o demasiado amado.
  2. Un alfa es seguro de sí mismo, es sincero y persistente. No se rinde. Siempre gana. Las derrotas existen, pero son parte del proceso, ya que al final, saldrá victorioso.
  3. Si crees que tu comportamiento es demasiado alfa y esto espanta a las mujeres, no lo eres, simplemente no has interiorizado el papel y pecas de arrogante, rencoroso, bocazas y/o acosador.
nov
13

Poderoso es el que no tiene nada que perder.

Poderoso es el que lidera a los demás.

Poderoso es aquél con el que no nos queremos enfrentar.

Poderoso es al que recurrimos cuando necesitamos ayuda.

Poderoso es aquél al que admiramos.

Poderoso es el que no tiene miedo.

 

Ahora que queda claro qué es lo que define al poderoso, voy a ir analizando uno a uno cada aspecto y sacar conclusiones de qué podemos hacer para PARECER poderosos.

 

NADA QUE PERDER

Alguien que tiene poder y se lo ha ganado por mérito propio sabe que no hay posibilidad de que pierda nada porque lo tiene todo. Pase lo que pase, él no necesita nada, por eso no tiene nada que perder.

Cuando mostramos miedo a que ella se nos escape, miedo a que se vaya porque van a cerrar el local, miedo a que se vaya porque el tren se va… entonces no damos esa impresión de poderosos.

No temas perderla… pues aún no la tienes. Si la tienes, no temas perderla, porque es ELLA quien corre el riesgo de perderte A TI. Siéntete completo, autosuficiente, respira superioridad.

LIDERA

Alguien que tiene poder sabe liderar. Sabe tomar decisiones rápidamente y toma responsabilidad de lo que resulte de sus decisiones. No acepta chantajes, ni cambios a última hora. Si no le quieren seguir, simplemente sigue con su camino y deja a los demás atrás. Nadie es dueño de su vida.

Esto no quiere decir que siempre tenga que tomar el rol de líder supremo, por supuesto hay líderes en esferas superiores (el policía, el juez, el presidente, un señor que tiene una pistola apuntando a nuestra sien…). No obstante, lidera al máximo de su alcance.

Para parecer un líder hay que tomar iniciativa y conseguir que sea lo suficientemente atractiva para que otros sigan el ejemplo. Un líder no se deja cambiar de opinión y lo demuestra cuando por ejemplo le dicen “¿Sácate la camisa por fuera, no? Estás ridículo” respondiendo con autoridad “Primero aprende a vestirte tú y quizás alguien siga los consejos que nadie te pidió”.

PELIGROSO

A alguien poderoso es peligroso enfrentársele. Es una persona que tiene recursos, algunos incluso ocultos. Cuando se le enfrenta, uno puede ver en sus ojos un brillo fuera de lo normal. Puede ser que su apariencia engañe, que oculte armas desconocidas por todos… y nadie lo quiere descubrir, porque va a ser despiadado.

Para parecer peligroso hay que mantener la mirada hasta que la otra persona la aparte. Hay que controlar la expresión facial. Lo más importante es tener siempre las cejas relajadas totalmente o incluso un poquito fruncidas hacia abajo. Nunca hacia arriba.

PROTECTOR

De alguien poderoso esperamos poder ser amparados. El poderoso extiende su influencia protectora hasta todos los que alcanza. El poderoso protege sus pertenencias, sus amistades, su compañía e incluso a los desconocidos que se encuentra en su presencia.

Para parecer protector basta con estar atento a posibles accidentes y avisar con seguridad, sin ser servicial sino haciendo un favor de gran valor. Por ejemplo: estamos a punto de cruzar la calle y le pongo el brazo delante impidiéndole el paso “Cuidado, viene una moto a todo gas”. Debemos también cuidar nuestras pertenencias y usarlas con mimo. Son valiosas por el mero hecho de pertenecernos. No permitiremos un uso descuidado de nuestras pertenencias.

ADMIRABLE

Alguien poderoso es admirable cuando hace cualquier cosa poco habitual. Usain Bolt es el récordman de los 100 y 200 metros lisos. Mi primo es admirable porque camina natural con una prótesis por pierna izquierda. Pero también es admirable un hombre de honor y de palabra, que lucha cada día por sus ideas y sus sueños.

Para parecer admirable… sé orgulloso de lo que tú haces. Valóralo. Hagas lo que hagas, valora esa decisión como la mejor decisión que una persona puede tomar en tu situación.

ATREVIDO

Alguien poderoso no tiene miedo a nada ni a nadie. O eso parece. Lo cierto es que tiene miedo, pero afronta las situaciones a pesar de su miedo. No tiene miedo al ridículo ni a la vergüenza. No tiene miedo a la verdad.

Para parecer atrevido… lo siento mucho pero ¡hay que atreverse! No te centres en tus miedos, céntrate en el miedo de los demás. Sé consciente de sus miedos y que éstos te den alas. Si alguien quiere reírse de ti, no te vengas abajo. Ríete más fuerte y reta a esa persona a hacer algo similar… verás qué pronto la puedes llamar cobarde.

Leer el resto de esta entrada »

nov
12

¿Qué atrae a las mujeres?

No es una cuestión trivial. Es la pregunta de las preguntas, que bien respondida nos llevará al éxito.

La respuesta se halla en la psicología evolucionista, en la que se comprenden las necesidades genéticas diferenciadas de hombre y mujer. El objetivo del hombre es esparcir su semilla en el mayor número de mujeres posible, y para ello elige las mujeres que más le atraen: las bonitas. El objetivo de la mujer es ASEGURARSE de que esa semilla crezca y pueda llegar a desarrollarse completamente, y  para ello necesita la protección y la confianza de un hombre que le dé esa seguridad. No olvidemos que el embarazo dura 9 meses durante los cuales la mujer es más vulnerable, además de los primeros 3-5 años de vida del bebé en los que necesita de alguien que le ayude a proporcionar los cuidados a su bebé.

Todos sabemos lo que atrae a un hombre: una cara bonita, un cuerpo con curvas, una personalidad sexy y caliente, una mujer que no te hable de sus problemas sino que te hable de lo mucho que le gustas y lo que te va a hacer en la cama.

Es así, nuestros interruptores sexuales son sencillos: unas buenas tetas, un buen culo, una boca sensual… todo lo relacionado con el sexo, la sensualidad y la belleza.

En cambio no ocurre lo mismo en las mujeres.

Ellas tienen otros interruptores sexuales: la preselección, la seguridad y el poder.

Preselección: Cuando un hombre tiene novia, y ésta, además está buenísima… ¡por algo será! Este es el mecanismo de pensamiento-sentimiento de las mujeres. Lo bueno de esta situación es que la otra mujer te habrá hecho pasar por los tests de “control de calidad” que con seguridad habrás superado, convirtiéndote en un hombre deseable. Si una mujer ve que eres bueno para otra, entonces ¿Por qué no para ella? Ella se preguntará qué es lo que tiene la otra que ella no tenga y querrá conquistarte. Necesitará quedarse con el Premio.

Seguridad: Cuando un hombre está muy seguro de sí mismo, y muestra que no necesita nada de nadie, porque es autosuficiente, porque tiene todo lo que necesita, porque tiene mucho que ofrecer… eso sí atrae. Piensa en lo siguiente: si una mañana un tío vestido con traje, exudando solvencia económica te pide prestados 5€ y te promete que más tarde te los devolverá, ¿Verdad que no dudarías en prestárselos? ¿Qué puede salir mal?. Pero esa misma tarde te encuentras con un viejo haraposo  que te pide prestados 5€ ¿Verdad que no se los prestarías? Como mucho, si te sientes generoso se los regalarías con tal de quitártelo de encima para que la gente no te vea rodeado de fracasados.

Poder: Cuando un hombre es el líder de una empresa, de un país, de un grupo musical, del colegio o de una discoteca… es atractivo, porque representa poder, algo que en un momento dado dará como fruto un tratamiento privilegiado. Normalmente este poder está asociado al poder económico, que garantiza el futuro de la prole.

CONCLUSIONES:

Los interruptores sexuales de las mujeres son distintos a los de los hombres. No sirve ser guapo. No sirve ser buena persona. No sirve ser noble. No sirve ser servicial ni amable ni confiable.

¿Qué sirve?

  1. Ser/parecer PODEROSO (a cualquier nivel: físico, monetario, social)
  2. Ser/parecer SEGURO. Mostrar superioridad, no tener miedo a nada ni a nadie, no necesitar la aprobación de nadie, ser autosuficiente.
  3. Ser/parecer PRESELECCIONADO. Las mujeres se dejan ver contigo, te adulan, piden tu consejo y aprobación, te quieren en su cama.

Pronto os daré consejos para parecer o para ser todo eso. Todo vale. Las chicas se maquillan y visten provocativamente para parecernos atractivas, y es socialmente aceptado. Nuestro maquillaje que nos hace parecer chicas guapas, son esas estrategias y comportamientos que nos hacen parecer chicos seguros, poderosos y preseleccionados.

nov
11

No confundas al AMANTE con el polvo de una noche y al PROVEEDOR como el que la enamora para siempre.

El AMANTE por regla general es aquel que da el sexo por sentado, porque es un LDT (Líder de la Tribu, el MAG (Macho Alfa del Grupo)), y está sobrado. Jamás acepta BASURA (Basura: todas las escusas que las mujeres tienen para no tener sexo contigo o prestarte atención) de nadie, es ALFA. Y puede querer tener una relación duradera o corta, porque él decide. Y por supuesto su regalo para las mujeres es enamorarlas perdidamente. El sexo no es una moneda de cambio, sino una de las bases de la relación.

El PROVEEDOR por contra, es aquél que está a la sombra de su mujer (sólo una y ninguna más), que da toda su vida por ella. Como dice el cantante D.Bisbal, “esclavo de sus besos”. Por regla general el proveedor no tiene pareja, así que va baboseando por aquí y por allá hasta que una mujer (normalmente muy desesperada, tanto económica como psicológicamente) se rebaja a tomarlo como proveedor. El sexo es la moneda de cambio de la mujer con el Proveedor, por tanto siempre es muy escaso y rodeado de sentimientos de culpabilidad, pues tan solo se accede tras mucho debate en modo lógico (estado psicológico en el que no hay lugar para las emociones, tan solo para las discusiones).

El sueño de una mujer es encontrar un Amante, ese chulo despreocupado, arrogante y juguetón que consigue mojarle las braguitas, que le sube los colores, que la hace rabiar para luego derretirse como miel caliente, como decía, encontrar un Amante y convertirlo en Proveedor a través de su enamoramiento. Que ese MAG se comporte como un perfecto proveedor en su presencia. Es lo que en el mundo masculino se conoce como CASTRACIÓN.

Esto no deja de ser un sueño femenino que no ve más allá de las consecuencias de conseguirlo: ese proveedor, castrado, sumiso y amable, ya no les pone. Empiezan a pensar en mil y una basuras para tener excusas perfectas de que “lo nuestro ya no funciona”, hecho del que se dan cuenta cuando se vuelven a encontrar con un Amante que las ha excitado a más no poder, para luego llegar a casa y encontrarse con ese CASTRATTI que han domado, al que día tras día odiarán más y más.

Chicos, no dejéis jamás de ser Alfa, de ser juguetones, de ser dominantes, de ser el PREMIO de la relación, aunque eso signifique que a veces os tengáis que comportar en contra de vuestros sentimientos… porque el amor nos hace comportarnos como mamaítas, pero eso no es lo que va a hacer que nuestra chica siga loca por nosotros. Sólo conseguirá que espantarla.

nov
11

Hay una pequeña reflexión a compartir con la comunidad, y es la especial situación de la seducción nocturna referente a los D2 (Citas) y lo que ello implican: un cierre previo, ya sea CTF (Cierre con teléfono) o CMail o CFacebook o CD2 sin datos. (si os fijáis los he puesto de mayor a menor relevancia)

Todos intuis que uno tiene más probabilidad de éxito cuando le dan el teléfono que el mail, o el mail antes que el Facebook o que si hacéis una cita sin daros datos de antemano.

PERO NO OS ENGAÑÉIS. En realidad todo esto son rechazos educados. Y los debemos aceptar como fracasos.

¿Por qué?

Porque cuando una mujer sale de noche, normalmente una víspera de festivo, significa que durante las próximas 4-12 horas no tiene compromisos ineludibles (por supuesto no lo son las amigas ni el último tren), y cuando ocurre un cierre de los antes mencionados, nos está despachando.

Voy a haceros una pregunta: Si la TB (Tía Buena) en cuestión no tiene ganas de vernos aquí y ahora, teniendo tiempo por delante (es víspera de festivo), en un momento de ocio (estamos en una fiesta), con ese puntillo de alegría (que le da el alcohol), entonces… ¿POR QUÉ IBA A QUERER VERNOS OTRO DÍA?, en el que las condiciones son desfavorables, que tiene que lidiar con el trabajo, las preocupaciones, tiene el remordimiento del comprador (ese remordimiento tras hacer una compra compulsiva, en este caso el habernos conocido), ha de esquivar al novio… etc.

Por regla general, un cierre nocturno es claramente un RECHAZO.

Compañeros, durante la noche, tener como objetivo un CTF es un objetivo Beta (Beta es un ejemplar cualquiera, sin importancia en un grupo social o manada, en contraposición con el macho Alfa, líder del grupo), muy Beta. Y por lo general las mujeres lo ven como un Rechazo de VUESTRA PARTE cuando todo parece que va bien, que hay chispa, que os lo pasáis bien, y entonces, ¡el tío le pide el teléfono y se larga!… es como que ya no la quiere ver más, que va a buscar a ver si hay otra mujer mejor por ahí. En realidad, la está despreciando, y ella LO SABE. Por eso nunca existirá un D2.

Parece que por regla general tenéis miedo a los FI1′s (Finalizar en la misma noche). No digo que siempre sea necesario un FI1 con una mujer en un nightgame (seducción nocturna). Hay veces en que no es posible por dificultades técnicas, como que la chica sea la única que tiene carné de conducir de sus 4 amigas y las ha traído de un pueblo que no tiene ni tren ni bus, o que simplemente no tengamos un sitio privado y cómodo para tener sexo. AUNQUE, en todos estos casos, siempre debe quedar evidente que la TB desea mucho tener sexo con nosotros pero ve que es realmente imposible, en cuyo caso, se puede dejar para otro día.

En cambio, hay veces en que somos deslumbrantes, nuestro juego es muy divertido y por alguna razón, la TB no quiere perdernos y nos pregunta por nuestras señas de contacto. ATENCIÓN. Pensaremos, qué bien lo he hecho, ni siquiera le he pedido yo el número, me lo ha pedido ella. PERO en realidad lo que está ocurriendo es que no nos valora como Amante, sino como Proveedor (Ver entrada de Amante vs Proveedor). Como una segunda opción siempre y cuando falle todo lo demás. ¿Queréis ser ese? Espero que no, pero aunque lo queráis ser, tengo una mala noticia, porque jamás lo llegaréis a ser. El ego de las mujeres jamás les permite admitir que se les ha pasado el arroz y deberían buscar esas segundas opciones. A veces sí, pero, ¿quién quiere a una TB5 (5 sobre 10 a un nivel físico) con dos niños a su cargo que busca desesperadamente a un proveedor? YO NO, GRACIAS. Haberlo pensado cuando eras joven, bella y alegre, nena.

Por lo tanto, cuando os pregunten por vuestras señas, no seáis tan BARATOS como para entregarlas, sino recordadles que estáis aquí y ahora y no estáis disponibles en otro momento o lugar. Eso da la sensación de que si os dejan ahora os perderán para siempre, y ojalá sea un riesgo que no quieran correr.

Una conversación que suele ser juguetona a este respecto es la siguiente:

-TB: ¿Me das tu número de teléfono?

-Aven: ¿Para qué lo quieres?

-TB: Pues, no sé…. para quedar y eso, ¿no?

-Aven: ¿Ah sí? ¿Cuándo?

-TB: No sé, pues la semana que viene…

-Aven: Ya he quedado.

Evidentemente, aquí la gracia está en que no nos ha dicho ni día ni hora… simplemente le damos Basura. A partir de aquí la conversación va por un camino en que somos el premio.

Otra opción es:

-TB: ¿Me das tu número de teléfono?

-Aven: Después te lo doy.

Esta tiene menos juego pero también es Basura, aunque nos puede dar pie a que se cualifique para obtenerlo. Naturalmente la única cualificación que valdrá para nosotros va a ser sexo.

Conclusiones:

1) El objetivo en Nightgame debe ser más directo y siempre debe aspirar a lo máximo: Sexo.

2) Siempre y cuando no haya impedimentos logísticos para el sexo, cualquier cierre es un RECHAZO AMABLE.

3) No aceptéis jamás ese rechazo.

Saludos a todos,

Soldeplata

nov
10

Queridos amigos,

Según mi experiencia, experiencia de mis amigos y según mis conocimientos, para minimizar las posibilidades de fracaso y de una gran cantidad de argumentos basura de parte de las féminas, antes de concretar una cita debemos seguir los siguientes consejos:

  1. Sé exigente. Es cierto que tú ofreces el máximo de ti mismo, y por ello tienes el derecho Y LA OBLIGACIÓN de ser exigente.
  2. Pon tú las reglas. Se va a hacer lo que tú haces. Como quieres, cuando quieres y donde quieres. Tú mandas, ¿por qué? Porque sí.
  3. No aceptes ningún cambio en tus exigencias ni en tus reglas. ESTO ES MÁS IMPORTANTE DE LO QUE PARECE.

Bien, esto es lo básico. Ahora viene el desarrollo. Agarraos: Cuando hacemos una cita no nos andamos con tonterías. Los machos Alfa no tenemos tiempo para hacer citas con gente que realmente no nos vale la pena y no nos va a hacer pasar un rato divertido. Cuando nosotros quedamos lo hacemos bajo unas condiciones que aseguren que no vamos a perder el tiempo. Si la chica no está dispuesta a seguirlas como los 10 mandamientos, entonces que se busque a un gilipollas que acepte su basura y bese el suelo que pisa. Lo que nosotros exigimos como condiciones no está decidido a la ligera. Tiene una profundidad y un conocimiento basado en las necesidades y deseos del ser humano, los cuales no estamos dispuestos a explicar, porque nosotros, los machos Alfa no damos explicaciones, y si no te gusta, te vas a leer otro artículo. Las condiciones suelen ser las siguientes:

  • La cita es a solas. Tête à tête. Porque no queremos relacionarnos con ninguna amiga ni con ningún amigo. Porque la gente se conoce profundamente de 1 en 1. Porque es ella quien nos interesa. Porque 2 son compañía y 3 son multitud.
  • La cita tiene hora de comienzo pero no de final. No vamos a quedar con alguien que tiene que irse dentro de 10 minutos. Ni de media hora. Como mínimo ha de tener 4 horas libres (prorrogables). Porque no hay cosas más importantes que estar conmigo, el macho Alfa de sus sueños. Porque el viaje no merece la pena para tan poco tiempo. Porque la confianza no se forja en 1 hora. Porque no queremos tener prisas ni que nadie nos dé prisas.
  • El sitio está cerca de mi casa. Porque ella debe demostrar su interés y confianza viniendo hasta nosotros. No somos perritos falderos que buscan a su Diosa. Porque conozco las zonas donde yo vivo y conozco los lugares bonitos y románticos. Porque en caso de que no aparezca no seré un absoluto gilipollas que ha hecho un viaje de hora y media para quedarse con la polla en la mano, sino que estaré cerca de mi casa, probablemente cerca de gente que conozca. Porque cuando me ponga sexual, en mi casa tengo un espacio con cierta intimidad.
  • Ella debe confirmar su hora de llegada. Porque yo no me muevo del sofá de mi casa hasta que no sé seguro que ella va a venir.

Si seguimos todos estos principios nos aseguraremos de que en caso que haya una cita, el resultado sea significativo. Subconscientemente ella sabrá que no viene a vacilar a un amiguete y a gorrearle su tiempo y simpatía.
Pero casi siempre ocurrirá que ella intenta cambiar los planes:
“Es que me ha pasado XXXXX y tengo que ir a XXXXX, no puedo quedar” Esto suele ser una vacilación muy común entre las mujeres. Normalmente el Frustrado Común (Frusco) suele optar por la comprensión “Bueno, qué mala suerte, pues nada, ya lo haremos otro día” dejando claro que su tiempo y su compromiso no vale un centavo. Aunque al Frusco también le gusta enfadarse y exponer sus cartas “Pero si habías quedado conmigo! Diles que no puedes ir, que ya tenías un compromiso. Yo pensaba que te importaba más que eso” a lo que ella seguirá justificando su decisión con más y más basura.
El macho Alfa reacciona: “Mira nena, lo siento por ti, porque tienes que decidir: o vienes hoy o no vienes nunca más. No me cuentes historias. Es lo que hay. Yo paso de rollos”. El macho Alfa no discute sus argumentos, no da explicaciones, no dice por qué nunca más, no acepta otra opción porque la suya es la mejor.

“¿Te importa si quedamos… un poco más tarde?/ en otro lugar? / si viene una amiga?” Esto lo suelen decir para ver si nos gusta tragarnos su basura, para ver si se nos puede manipular. La respuesta habitual es “Sí que me importa. No acepto ningún cambio” a lo que probablemente nos pregunte por qué, y la respuesta debe ser algo así como “Lo tomas o lo dejas, pero no me marees más”, que es a la vez un ultimátum, una evasiva y un pequeño ataque afirmando que nos está mareando, y todo sin dar explicaciones.

Bien amigos, ¿qué os parece? y esto ¡¡tan solo es el juego previo a la cita!! Lo sé. Esto de la seducción es más complicado que el ajedrez.

Saludos compañeros,
Sr. Soldeplata Saketos

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.